martes, junio 22, 2021
Inicio Uncategorized Cuando un peinado se convierte en noticia: ¿importa tanto que Pablo Iglesias...

Cuando un peinado se convierte en noticia: ¿importa tanto que Pablo Iglesias se corte el pelo? | Belleza


A la hora del almuerzo, cuando los teletrabajadores se alejaban momentáneamente del ordenador para hacerse algo de comer y otros sacaban el túper en la empresa, una noticia empezó a recorrer España de móvil a móvil. Pablo Iglesias se ha cortado la coleta ¿Es broma? No, en serio, mira la foto.

Las imágenes del ya ex líder de Unidas Podemos son de Dani Gago, fotógrafo oficial del partido, y las distribuyó a continuación la formación morada por sus canales habituales. Es decir, se trató la noticia del corte de pelo como un evento político más. Al igual que todos los medios, la agencia EFE no tardó en emitir un teletipo con la noticia, probablemente el primero en su historia informando del cambio de look de un líder político recién retirado. Hubo profesionales de la comunicación que lo aplaudieron y otros que lo afearon: ¿qué ha pasado para que un corte de pelo se convierta en noticia?.

Xavier Peytibi, profesor de comunicación política en varios másters en la Universitat Autònoma de Barcelona, la Ramon Llull y la Camilo José Cela de Madrid entre otras, y fundador del foro Beer & Politics, cree que los medios hacen bien en difundir el tema y que todo el episodio responde al signo de los tiempos. “¿Por qué no va a informar EFE? Es noticia. Podemos ser críticos y censurar esta deriva, pero la realidad es que es. Se está hablando de esto y es un cambio simbólico”, dice. “También entiendo que lo comunique el partido. Podemos quiere estar en la conversación. Yo lo explico en mis clases. Hablo del triángulo que marca cada noticia, que tiene un principio, un auge, y luego baja. Ahora mismo, la noticia de la coleta es un macrotriángulo y si Unidas Podemos no aparece en esta conversación, no puede incidir. Además, es consistente con la política comunicativa que siguen desde 2015”, concluye el analista.

Peytibi incluye el fenómeno dentro del llamado politainment, la corriente que entiende la política como una rama más del entretenimiento, algo que es cada vez más perceptible en el fenómeno fan que generan algunos líderes y en la manera que algunos dirigentes con tendencia natural a ser iconos pop fuerzan convertirse en meme porque eso amplía su foco de manera exponencial.

Aunque ya había habido políticos en otras décadas cuyo pelo formaba parte de su iconografía, desde el estudiado cardado a la laca de Margaret Thatcher, el casco armadura que nunca se movía y que reflejaba toda su inflexibilidad, a las muchas vueltas que se le dio al pelo de Hillary Clinton a lo largo de su carrera, la noticia del nuevo peinado de Pablo Iglesias se ha consumido en redes con una avidez similar a la que se recibió el nuevo aspecto de Adele cuando adelgazó y ha generado probablemente mayor densidad de memes.

en su

Margaret Thatcher en su último discurso al Partido Conservador como Primera Ministra.

“Cada vez hay más personas que ven la política no como algo ideologizante sino como una cosa personalista. Todos los estudios demuestran que lo candidatos son más importantes que el partido y que todo lo que hagan fuera del ámbito político tiene interés. Si eso ya era cierto con el saxofón de Bill Clinton en el 92, imagínate ahora”. Cuando Pablo Casado se dejó barba explica, fue lo más buscado ese año sobre el líder del PP en Google”. En sus clases, el politólogo suele ofrecer otras mediciones aun más chocantes. “En 2015, lo segundo más buscado sobre Pedro Sánchez era ‘pedro sanchez mujer’ y lo tercero ‘pedro sanchez paquete’. Tengo las capturas. Podemos hacer un juicio moral, pero la realidad es lo que es”.

A una persona que prefiere no dar su nombre pero que conoció muy de cerca los inicios de Podemos, el ruido mediático de las últimas horas le recordó aquellos años. “Cuando parecía un fenómeno Beatle y todo el mundo quería saber lo que decían los líderes de Podemos, qué series veían, con quién se enrollaban”. En su opinión, el politainment no tiene nada de positivo. “Es precisamente de lo que se debería huir en una situación como la actual. No me parece interesante como comunicación política”.

Puede que toda la política sea ya entretenimiento –y algo de eso habrá que achacar en España a la programación de La Sexta y al hecho de que una parte importante de la población lleve  una década dedicando las noches de los viernes y los sábados a ver entrevistas a políticos–, pero no todos los políticos son pop. En las primeras elecciones a las que se presentó Pablo Iglesias, en 2014, su cara salía en las papeletas, una efigie con la famosa coleta, para que los electores supieran reconocer al de la tele. Y es también por eso que la coleta es noticia, igual que lo fue cuando se convirtió en moño y se asoció con el peinado de la nueva masculinidad, por lo que representa y porque llega en un momento en que Iglesias deja la política partidista y vuelve al lugar de donde salió, la docencia y la comunicación. Iglesias mantuvo la coleta cuando era político en activo y se la corta ahora que vuelve a la docencia y a la tele, dos lugares en los que, paradójicamente, te dejan entrar con cualquier pinta.

Antonio J. Rodríguez, autor del ensayo La nueva masculinidad de siempre (Anagrama) y de la novela Candidato (Penguin Random House), en la que imaginaba a un líder centrista en España entre riveriano y macronista y 100% post-política, traza toda una analogía sobre la coleta de Pablo Iglesias. Si Alan Pauls consiguió explicar la dictadura argentina a través de un hombre obsesionado con su cabello en la novela Historia del pelo (Anagrama, 2010), Rodríguez también cree que en la melena del ex vicepresidente “se resumen resume dos décadas de Nueva Izquierda Española”. La cosa iría así, según su teoría, que, advierte, va medio en serio, medio en broma:  “A Pablo Iglesias solía afeársele que llevar americanas que no son de su talla, pero en privado yo siempre he tenido la impresión de que era un gesto deliberado, una manera de decir ‘este traje no es mío’”.  Para el escritor, “es irresistible ver la historia del pelo de Pablo Iglesias, coleta-moño-disolución, como la lucha de la izquierda contra sí misma y con la de un hombre contra sus propios demonios. Si Pablo Iglesias con el pelo largo podía llegar a evocar la ansiedad de la Medusa de Caravaggio, la ya famosa foto de su pelo corto es la de un simple hombre guapo que descansa, y que ya no es un problema para la derecha pero tampoco para la izquierda”.

El escritor también aventura que Iglesias podría haberse cortado el pelo ahora que ya no está en el poder porque en España no se permite a los hombres de la izquierda ser a la vez guapos y coquetos. “Puedes ser guapo y de izquierdas, pero no coqueto. La coquetería en la izquierda transmite desconfianza, y además se trata de un rasgo de carácter que hemos entregado a la derecha”.

Las conjeturas son muchas –pocas tan imaginativas– y todas en conjunto dejan claro que Iglesias habrá dejado de ser vicepresidente y líder de un partido nacional pero no ha dejado de ser noticia, o al menos no todavía, aunque ahora la actualidad que genera aparezca en las secciones de estilo.

Pablo Iglesias y el moño para hombres: el significado del peinado con el que nació la nueva masculinidad



Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Most Popular

Ben Affleck y Jennifer Lopez: cronología de un romance más grande que el propio Hollywood | Celebrities, Vips

Al mismo tiempo que los rigores de la pandemia tienden a menguar y un regreso a la añorada normalidad comienza a atisbarse en...

«No es solo moda para unos pocos, es ropa para muchos»: Glenn Martens debuta como director creativo de Diesel | Moda

Glenn Martens recuerda cómo en su adolescencia Diesel fue la primera marca que se compró de manera consciente. «Por sus campañas publicitarias y...

¿cuál es el que mejor se adapta a ti?

Cada piel es un mundo y tiene unas características específicas. Eso lo descubrimos a medida que crecemos. Aprendemos a identificar nuestro tipo de...

el auge de los NFT abre una jugosa vía de mercado para el lujo

Atención, pregunta: ¿pagaría por una prenda, un accesorio, unos zapatos, que nunca va a poder ponerse en la vida real? No, no conteste...

Recent Comments