martes, junio 22, 2021
Inicio Uncategorized Cómo afecta la espuma del gel de ducha a la salud de...

Cómo afecta la espuma del gel de ducha a la salud de la piel | Belleza, Lo último


Podemos afirmar sin apenas riesgo de equivocarnos que la creencia de que un gel de baño que hace espuma es más eficaz que otro que no la hace es casi unánime. Cuando pasamos la esponja por el cuerpo o el champú por el cabello y no hay burbujas, lo habitual es insistir o duplicar la dosis con el anhelo de cumplir un objetivo: estar bien limpios. Sin embargo, no hay relación. Marta García, directora del centro Marta Esteticistas, afirma que “no es necesario hacer espuma para tener una buena higiene, pues esta es solo aire y normalmente se añade para dar sensorialidad a un cosmético, porque es más agradable. Usar un producto espumoso no hace que limpie más o menos”. Lo corrobora la doctora Lidia Maroñas, dermatóloga del Hospital 12 de Octubre y directora de dermatología en Bmum. “De hecho, tendemos a utilizar mucho jabón y poca crema hidratante. La función de limpieza de un gel no se define por su capacidad de hacer espuma, sino por la de sus activos para emulsionar un residuo y las partículas grasas de la superficie de la piel. La espuma puede darnos esa sensación de limpieza porque estamos acostumbrados a este tipo de productos”. Tampoco es cierto que la espuma reseque por sistema la piel o el cuero cabelludo. “Un producto que la contenga no tiene porqué deshidratar más, esto depende de algunos tensioactivos o surfactantes agresivos, así como de no incluir suficientes agentes hidratantes”, confirma Marta García.

A vueltas con los sulfatos

Otra creencia habitual: relacionar un gel con espuma con el pH: “La capacidad espumante de un limpiador no está relacionada con el pH, sino con la formulación propia del mismo. Normalmente producen más cantidad aquellos que contienen mayor cantidad de sulfatos o tensioactivos sintéticos”, aclara Maroñas. También hay que tener en cuenta la calidad del agua, ya que una no filtrada con alta densidad de cal suele disminuir la capacidad del gel de hacer efervescencia. El estilista capilar David Lorente traslada la misma idea al cabello. “El problema es que al igual que en el cuerpo, tradicionalmente relacionamos la espuma en el cuero cabelludo con limpieza y cosmeticidad, pero no es necesario que un champú la haga para limpiar bien. De hecho, y a causa de la progresiva retirada de los sulfatos, los champús de la actualidad hacen cada vez menos. Su ventaja principal es que contienen menos sosa cáustica (que aunque natural, es un tensioactivo), la cual sí puede resecar el cabello a la larga, además de ser más respetuosos con el cuero cabelludo sensible”. Los sulfatos, de hecho, son uno de los surfactantes más agresivos, de ahí que se eliminen no solo en tratamientos reestructurantes como la queratina o el ácido hialurónico, sino también a la hora de lavar las cabezas de los bebés o en casos de cuero cabelludo sensible, como aconseja la doctora Maroñas.

La segunda ducha, con aceite

Volviendo a la ducha corporal, si has probado los aceites de baño habrás notado que dejan la piel como la seda, pero de burbujas, pocas. En boca de Marta García, “son perfectos si se tiene un cutis con pocos lípidos, desnutrido, porque además de limpiar (que lo hacen), suavizan, y también lo son cuando necesitamos una segunda ducha porque, por ejemplo, hemos hecho deporte”. En ese caso lo aconsejable es buscar una fórmula que no altere nuestra piel para que no afecte a su manto hidrolipídico, decantarse por un gel de pH neutro o usar dos productos diferentes cada vez, siendo uno de ellos en base de aceite. “Lo que sí es básico es ducharse después del ejercicio para eliminar toxinas, pues son una fuente de inflamación y acidificación que no son beneficiosas para el cutis”, concluye la esteticista. Para Lidia Maroñas, la ducha ideal (siempre mejor que el baño) es corta, con agua tibia y poco jabón. “Conviene no frotarse con la esponja excepto en las zonas apocrinas (aquellas con sudor de mal olor: genitales, axilas, palmas y plantas); es preferible que escurra el agua jabonosa sobre la piel. La utilización de cremas o aceites lavantes, o los jabones syndet (con pH similar al de la piel), son una excelente opción en personas con tendencia a la deshidratación o las que padecen dermatitis atópica”, concluye.

Poca espuma, alta eficacia

Gel de baño hidratante para piel seca y tirante con urea, de Isdin. Compra por 11,03€ en MIFARMA

Champú sólido sin sulfatos Delicate Oat con avena, de Garnier. Compra por 4,95€ en LOOKFANTASTIC

Amino Shampoo, nutritivo y sin sulfatos, de Freshly Cosmetics. Compra por 12€ en Freshly.com

Aceite de ducha Coco Loco con aceite y harina de coco de Indonesia, de Lush. Compra por 6,95€ en Lush.com



Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Most Popular

Ben Affleck y Jennifer Lopez: cronología de un romance más grande que el propio Hollywood | Celebrities, Vips

Al mismo tiempo que los rigores de la pandemia tienden a menguar y un regreso a la añorada normalidad comienza a atisbarse en...

«No es solo moda para unos pocos, es ropa para muchos»: Glenn Martens debuta como director creativo de Diesel | Moda

Glenn Martens recuerda cómo en su adolescencia Diesel fue la primera marca que se compró de manera consciente. «Por sus campañas publicitarias y...

¿cuál es el que mejor se adapta a ti?

Cada piel es un mundo y tiene unas características específicas. Eso lo descubrimos a medida que crecemos. Aprendemos a identificar nuestro tipo de...

el auge de los NFT abre una jugosa vía de mercado para el lujo

Atención, pregunta: ¿pagaría por una prenda, un accesorio, unos zapatos, que nunca va a poder ponerse en la vida real? No, no conteste...

Recent Comments